Sarna en perros


La sarna en perros es una afección en la piel de los perros causada por varias razones que puede tener graves consecuencias si no se trata adecuadamente.

AVISO:
En cuanto al contagio entre tu mascota y tú, no te preocupes. La sarna demodécica, que es la dada en perros, no se contagia a humanos ya que los ácaros que la producen son propios de los perros, conviven con ellos.
Perro con sarna en la piel
 

¿Qué es la sarna demodécica?

La sarna en perros es una enfermedad en la piel provocada por infecciones de ácaros.

  • Acaro causante de la Sarna en PerrosLos ácaros son animales microscópicos que se aprovechan de su pequeño tamaño para habitar en la piel de los animales provocándoles picores, molestias e infecciones.

Estas molestias llevan al perro a rascarse, frotarse y crearse sus propias heridas, que finalmente se infectarán.

Causas de la Sarna

Existen varias causas que pueden provocar las sarna en perros:

    1. La principal causa del contagio de sarna es el contacto con cualquier otro perro con sarna o cualquier objeto infestado de ácaros.
    2.  Otra de las causas de contagio puede ser que el perro esté débil o con defensas bajas y los propios ácaros de la piel aprovechen para extenderse por su cuerpo descontroladamente.
    3. La mala alimentación, ya que provocará en el perro bajada de defensas y debilidad.
    4. Por último y no menos importante es la falta de higiene en nuestra mascota o situaciones insalubres para las mascotas también puede ser una de las causas de contraer la enfermedad de sarna.

Por ello, es importante la detección temprana de los síntomas para evitar contagiar a más animales o una infección mayor.

Síntomas

Los primeros síntomas que nos pueden alertar de esta enfermedad es ver a nuestro perro rascarse o frotarse sobre cualquier cosa.

  1. El principal síntoma es el picor.
  2. Puedes encontrar al perro con bajo estado de ánimo o decaído, por tener infección.
  3. Cuando la enfermedad está avanzada podemos ver síntomas como las calvas en el pelo en el perro o heridas en la piel.
  4. Incluso el mal olor es un indicio de alerta.

Es decir, si encontramos en nuestra mascota manchas rojas, ronchas, síntomas de picores o malestar es necesario acudir al veterinario con la mayor brevedad posible para evitar que se desarrolle la enfermedad. 

Tratamientos

En primer lugar, hay que mantener al perro en un estado de higiene óptimo para que los ácaros no se expandan más de lo debido, y además poder ver la realidad de su piel sin suciedad que enmascara la enfermedad.

Para ello, usa cosméticos de calidad sin ingredientes tóxicos que puedan dañar aún más su piel:

 

La buena alimentación también es primordial para que nuestro perro se encuentre en buena forma física y saludable para poder enfrentarse a la enfermedad.

Cuida de su alimentación como haces de la tuya.

Una vez la enfermedad es persistente, se aplican tratamientos inyectados o aplicados sobre la piel para acabar con los ácaros. Por lo tanto, acude a un veterinario en cuanto veas algún síntoma mencionado anteriormente y piensas que tu perro puede tener sarna.