Los cuidados especiales para los perros de agua


 

Los perros de agua son muy famosos por ser grandes protectores y compañeros. Son los mejores amigos de los bomberos y guardacostas. Son, como lo delata su nombre, amante de las aguas lo que lo hace unos excelentes nadadores. 

Además de sus grandes cualidades, los perros de agua son los favoritos de muchos por su pelo rizado y esponjoso. El manto de los perros de agua están desarrollados para resistir el agua, por lo que el agua no estropea su pelo. Sin embargo, este pelaje requiere de unos cuidados específicos para mantenerlo sano y espectacular. 


Características del pelo del perro de agua

Los perros de agua se destacan por tener un pelo ondulado de tamaño medio que puede formar rizos o cordones naturales o con ayuda humana. Existen varias razas de perros de agua, y aunque el pelo entre ellos puede ser bastante similar, tienen algunas diferencias que es importante considerar.

Algunas razas de perros de agua, sobre todo aquellos que tienen el pelo más duro, no suelen soltar el pelo, ya que el pelo que se cae empieza a formar parte de sus cordones o bucles.

 

El manto de los perros de agua no suele generar tantas alergias como otros, sin embargo algunas razas pueden causar alergia. El perro de agua español es el único tipo de perro de agua que tiene un pelo hipoalergénico.

Los perros de agua pueden adaptarse a cualquier clima, especialmente dentro de la península ibérica, por ello pueden vivir sin problemas en climas secos y húmedos protegidos con su manto especial. 

Los perros de agua pueden ser de color blanco, negro, marrón y combinaciones entre estas tonalidades. 

Aseo del perro de agua

Los perros de agua por lo general suelen ser una raza que desprende poca cantidad de pelo. Estos amigos peludos se pueden bañar una vez al mes si viven en casa y no han pasado una temporada muy movida. Sin embargo requiere de unos cuidados especiales a la hora del baño.

Si tienes un perro de agua sabrás que tiene un pelo muy bonito que hay que cuidar. Para este manto existen productos especiales que ayudan a mantener y proteger la textura del pelo del perro de agua. 

Los perros de agua españoles se pueden bañar, pero no es bueno hacerlo con frecuencia. Si bañas a tu perro, hazlo con champú neutro para perros y déjalo secar solo al sol y al aire natural: no utilices toallas ni secadores de pelo.

 

Para bañar a un perro de agua debe usarse agua fría o tibia, nunca agua caliente. 

Parte del aseo del perro de agua, al igual que cualquier otra mascota, es asegurarnos que no tenga parásitos o reacciones en la piel que causan picazón, ya que hará que el perro se rasque, formando nudos y enredos en su pelo. 

Cepillado y desenredo 

El manto del perro de agua en realidad no requiere de cepillado, al menos que ya esté muy enredado y debamos hacer un trabajo especial. El pelo de un perro de agua debe mantener la caída y forma natural. 

Antes de bañar al perro de agua, se debe hacer una revisión del pelo y desenmarañar los nudos que se encuentren. 

Se recomienda hacer una revisión semanal, tomando 30 minutos para hacer una revisión del manto del perro de agua. Esto no solo ayudará a que el pelo de tu peludo se mantenga libre de nudos, sino también permite que la piel del perro respire mejor y evitar dolores por la formación de nudos cercanos a la piel. 

Revisa dentro del manto los nudos que se han formado, y con cuidado ve deshaciendo  su forma tomando solo esta área y hazlo con la mano, puedes rociar un poco de agua sobre la zona.. Si es muy complejo usa un peine especial para sacar las hebras que forman el enredo. Si no puedes hacerlo, lo mejor será acudir a un profesional groomer o peluquería canina. 

Después del baño, se puede aplicar un acondicionador texturizador para perros de agua, que permite un mejor secado y peinado. Además este será el mejor momento para volver a formar los rizos o cordones que se han estropeado. 

Corte del perro de agua

Si bien es un manto que requiere cuidado, basta con hacer un corte una vez al año. Muchas personas aprovechan de esquilar para empezar “un nuevo manto”. Sin embargo, eso solo se recomienda si el perro realiza mucha actividad y el pelo realmente lo necesita. 

Si se desea esquilar al perro de agua, lo mejor será hacerlo en el mes de  mayo u octubre, ya que también son los periodos de crecimiento recomendable, tal como se hace para esquilar ovejas.


Lo ideal es cortar el pelo a un tamaño que podamos mantener, sin necesidad de dejar a nuestro peludo sin su bello manto. El pelo puede tener entre 2 cm hasta 15 cm de longitud. Es importante tomar en cuenta que el pelaje del perro de agua, al ser muy largo, puede llegar a enredarse con más facilidad y requiere de mayor atención. 

Muchas personas, sobre todo cuando el perro de agua tiene un estilo de vida muy libre y con mucha actividad de paseos y nados, recurren a un corte inteligente. Consiste en cortar el pelo de la cara y remover el pelo en las patas y por debajo de los corvejones, dejando el resto del mando sin cortar. 

Este corte de pelo está pensado no solo para cuidar el pelo del perro de agua, sino también  para ayudar a nadar y evitar que se queden atrapados bichos y plantas irritantes en su cuerpo. El resto del pelo lo seguirá cubriendo y protegiendo del frío y los vientos.

Secado de un perro de agua 

Después del baño retira el agua con una toalla, dando suaves toques alrededor de su cuerpo. Puedes dejar que él mismo se escurra de forma natural. Se recomienda aplicar un producto, como mascarilla o un acondicionador especial que ayude a hidratar el pelo, que no requiere aclarado.

Si es verano o vive en una zona cálida, déjalo que esté en el sol por un rato para que se seque de forma natural. Si no, puedes usar un secador con la menor potencia o con aire frío. No uses ningún cepillo ni remuevas demasiado el manto mientras lo secas, podrías estropear la forma del rizo. 


Trucos para el pelo del perro de agua

A los perros de aguas les encanta estar en el mar, y aunque no lo creas puede ser muy útil para hidratar su pelaje. 

Después de un baño de mar, puedes dejar secar su pelo de forma natural. Una vez esté seco, intenta correr con él para retirar la arena. Déjalo por un par de días y luego haz un baño profundo con los productos especiales y verás lo bien que lucirán sus rizos.

No olvides recortar las uñas del perro de agua con regularidad. Esto también ayudará a reducir la formación de nudos en su pelaje.