¿Cómo lavar a mi gato?


En muchas ocasiones te habrás preguntado si es necesario lavar a tu gato o en qué situaciones es necesario hacerlo. En este artículo queremos presentarte algunos de los cuidados básicos de limpieza que tienes que llevar a cabo con tu felino.

Lavar a mi gato o se lava solo

En primer lugar, el lavado de nuestros gatos depende de su estado de salud y la cantidad de suciedad que tengan.

Ellos mismos se lavan lamiendo su cuerpo constantemente, pero en caso contrario debemos de realizar su baño nosotros mismos. También tenemos que tener esto en cuenta si su pelaje tiene demasiada suciedad o si le ha caído algún tipo de sustancia perjudicial para ellos.

¿Cada cuánto tiempo debo lavar a mi gato?

Teniendo en cuenta que los felinos mantienen su propia higiene, dependerá de su tipo de pelaje, suciedad y entorno en el que vivan.

A rasgos generales, no es recomendable bañar a tu gato más de una vez al mes, pues podemos facilitar en su piel la aparición de dermatitis o problemas de alergia.

Limpiar pelo

Tu gato necesitará ayuda con su aseo pese a que pasan gran parte del tiempo lamiendo su pelaje.
  1. En primer lugar debemos cepillar su pelo de manera asidua para retirar el pelo muerto y revisar la apariencia no deseada de garrapatas o pulgas, además evitaremos la formación de bolas de pelo en su estómago.
  2. En cuanto al baño, debemos, al menos, una vez al año teniendo en cuenta el tipo de cabello y la suciedad de su pelaje. Es necesario familiarizar al gato con el agua haciéndolo de manera tranquila en un barreño o bañera con agua templada. Usa una esponja para aplicarle agua por todo el cuerpo y mantén un espacio relajado.
El producto que uses en su pelaje es fundamental para mantener la salud de tu felino. Usa productos específicos para ellos y con ingredientes no perjudiciales. Te recomendamos el champú para gatos de piel sensible de Petuxe ya que su formulación está pensada para cuidar las pieles sensibles, delicadas, con piel atópica o que necesiten un mejor cuidado.

Limpiar orejas

La limpieza de las orejas de los gatos debe ser superficial, por lo que debes evitar que entre algún líquido o sustancia a su oído.
Usa una gasa húmeda o toallita específica para ello y pásala por las zonas con suciedad y por el interior de la oreja, evitando siempre el oído.

Limpiar ojos

Como en el punto anterior, se recomienda usar una gasa impregnada con un producto específico para el tratamiento de los ojos o, en su defecto, suero fisiológico.
Lavar ojos de gato
No se recomienda usar algodón ya que se pueden desprender restos del mismo y terminar dentro del ojo ocasionando molestias a nuestro felino.
Además recordar que debes limpiar superficialmente el ojo por fuera y el pelaje de alrededor, en ningún momento por dentro. Si ves que tu gato pueda tener infección o conjuntivitis es recomendable acudir a tu veterinario lo antes posible.

Limpiar dientes

En este caso puedes usar un cepillo de dientes con cerdas suaves para no irritar sus encías. Elige un momento en que tu gato esté relajado para poder hacerle la limpieza de manera óptima sin estresarse.
Levanta su labio superior y empieza a limpiarle con suavidad los dientes con el cepillo mojado en agua o en algún producto específico para ello. En igual caso, debes acudir al veterinario si detectas alguna infección o enfermedad en la boca de tu felino.
Si durante el lavado de tu gato detectas cualquier anomalía; ya sea en su pelaje, oídos u ojos acude al veterinario inmediatamente.