Envío GRATUITO | Además suscríbete y recibe un 10% dto

Cuidados de verano para tu perro


 

La temporada de verano está llena de paseos y aventuras que disfrutamos con nuestras mascotas, especialmente con los perros. Aunque también durante estos días las temperaturas se elevan y el calor comienza a aparecer. El verano también supone algunos riesgos para nuestros compañeros peludos. 

Las altas temperaturas pueden causar más infecciones en la piel y oídos, y algunos perros, en especial los más peludos, pueden llegar a sufrir golpes de calor durante el verano si no los cuidamos y protegemos durante estos días. 

Sabemos que a los perros les encanta pasar tiempo bajo el sol, o por lo menos a la mayoría de ellos, incluso es muy saludable para tu mascota. Sin embargo, debemos tomar precauciones para cuidar su piel, pelo y salud. Toma estos consejos para disfrutar de la temporada con tu peludo sin ningún problema. 

Conoce las señales de que tu perro tiene calor

Los perros tienen una temperatura corporal promedio de 38.5°, una temperatura superior a esto significa que tu mascota está en una situación irregular. 

El sistema nervioso de los perros funciona diferente al nuestro y regula la temperatura de forma diferente. Al no prestar atención a las señales que nos da nuestro peludo, ya que sudan diferente que los humanos, pueden llegar a sobrecalentarse fácilmente. 

Los perros usan el jadeo para regular su temperatura, además de beber agua. Pero también expresan con otras algunas señales que necesitan recuperarse del calor.

  • El jadeo pesado o muy rápido es una señal de que necesita hidratación o recuperar energía. 
  • Las encías secas o enrojecidas puede ser un síntoma de una alta temperatura corporal
  • El babeo excesivo o baba espesa es un signo de deshidratación. 
  • Un golpe de calor puede provocar vómitos y diarreas
  • Almohadillas con sudor excesivo
  • Nariz seca

Si tu peludo muestra algunos síntomas de sobre temperatura o  agotamiento por calor, llévalo a un lugar fresco, ofrece agua, coloca una toalla húmeda sobre el cuerpo y si no logra calmarse en breve, lo mejor es llevarlo al veterinario lo antes posible. Recuerda nunca usar agua fría, esto puede ser muy drástico y causarle un shock a tu perrito. 

Hidrata a tu perro a tope

La deshidratación en las mascotas es muy frecuente durante el verano. Incluso las personas también llegamos a deshidratarnos en esta temporada. Por eso, así como estamos alerta a nuestra hidratación en estos días, debemos estar atentos a la hidratación de nuestro perro. 

  • Asegúrate de que tu peludo siempre tenga agua limpia y fresca dentro de la casa, incluso puedes aumentar puntos de toma de agua.
  • Si tu perro tiene su bebedero al aire libre, procura que esté bajo la sombra. Si el agua de tu perro no está fresca y está caliente a tu perro quizá no le apetezca beberla. 
  • Lleva una botella de agua para tu compañero canino cuando salgan a pasear e intenta que pueda beber el agua cómodamente. 
  • Puedes incluir en la dieta de tu perro alimentos húmedos para así aumentar la ingesta de líquidos. 
  • Si tu perro se muestra muy inquieto en un día caluroso, puedes darle una ducha rápida con agua fresca, esto lo calmará.

Cuida las caminatas o paseos

Está bien disfrutar del verano y sabemos que eso incluye estar tiempo bajo el sol, pero una larga exposición puede provocar daños a tu perro. Toma estas consideraciones.

  • Evita pasar más de dos horas continuas bajo el sol, o verifica que no presente señales de calor excesivo, ofrece agua siempre que puedas. Vuelve algún punto con sombra para que tu compañero canino retome una temperatura estable. Recuerda que tu peludo siente mucho más calor que tú. 
  • Intenta que las horas de paseo sean en horas con menos temperatura, bien sea en la mañana o al final de la tarde o noche. Si tienes un perro cachorro o mayor, es importante considerarlo. 
  • Si el paseo tomará más de 30 minutos y seguro incluye una larga caminata bajo el sol, no olvides llevar contigo una botella de agua.
  • Asegúrate que las patas de perro no estén pisando una superficie extremadamente caliente. Caminar sobre el asfalto caliente, cemento o metal puede quemar las patitas de tu peludo y aumentar su temperatura corporal ya que los perros se calientan de arriba hacia abajo. 

Mantén fresco y limpio a tu peludo

La hidratación es importante para mantener fresco a tu perro, sin embargo debes tomar en cuenta otras maneras de asegurarte de que tu perro no la esté pasando mal durante el verano y evitar que tenga algún golpe de calor.

  • Es necesario aumentar la frecuencia del baño de tu perro, no solo para mantenerlo fresco, sino también durante en verano tu perro tiene una mayor exposición a la contaminación, suciedad por los paseos y un mayor riesgo de contagio de pulgas y garrapatas típicos de la temporada. Usa el champú solo cuando sea necesario, sin exceder más del uso indicado. 
  • Si vas a la playa con tu peludo, recuerda retirar la sal y arena siempre con agua dulce. Si pasarás una temporada larga con tu mascota en la playa, procura usar un acondicionador o mascarilla para su pelo, ya que el agua salada y sol debilitan el pelo de tu perro. 
  • Rocía agua de vez en cuando sobre las patas y estómago de perro. Es la mejor manera para bajar rápidamente la temperatura. Puedes también aplicar una toalla húmeda para frotar estas zonas. 

Productos protección UV

Lo crea o no, las mascotas también sufren quemaduras solares o daños en su pelaje por exposición solar.

Los perros con pelo corto y delgado o aquellas razas que no tienen pelo, tienen una mayor exposición directa del sol sobre su piel. Existen productos especiales y clínicos para proteger esas zonas. Si tu perro tiene una piel delicada y el calor puede causar irritación, consulta con su médico veterinario para recomendar el mejor producto. 

Los perros con pelaje oscuro, como los perros negros, absorben más calor (luz), por lo que una mayor exposición al sol causa que el pelaje pierda brillo y fuerza debido a que se quema ligeramente. Existen champús con fórmulas con un filtro UV para este tipo de pelaje para proteger y potenciar el color de estas razas. 

 

No afeites a tu mascota

Es frecuente pensar (y muchos lo hacen) que afeitar a tu perro para la temporada de verano es una solución inteligente, pero en realidad no lo es. El manto de tu perro está naturalmente diseñado para resistir los cambios climáticos y ambientales de todas las temperaturas del año.

Retirar el manto de tu perro puede exponerlo a nuevas sensibilidades y se sentirá incómodo, además de que parte de su sistema nervioso se encuentra en ciertas capas del pelaje. Antes de tomar esa decisión, consulta con un profesional. 

Puedes aumentar la frecuencia del peinado para retirar el pelo muerto y así la piel y el resto del pelaje puede respirar mejor. Así también puedes chequear que todo esté en orden con respecto a bichos indeseados en su pelaje.